Espárragos, huevos y salsa holandesa

Los fines de semana son para descansar y comer rico. Aprovechen los que se quedan en la casa por las mañanas y preparen unos ricos espárragos. Aunque al final siempre logramos hacer los tan aclamados huevos escalfados o poché la verdad es que nos han dado dolores de cabeza con todo el tema de revolver el agua en forma de remolino y agregar el vinagre al momento adecuado y ni hablar de la salsa holandesa que siempre se corta y no queda igual a la de los restaurantes, cremosa y sedosa. Pues se acabaron los problemas, la receta  de la salsa a prueba de todo y se hace en la licuadora. Por otro lado la técnica que les vamos a dejar para el huevo es tan simple que van a querer hacerlos siempre.

ESPÁRRAGOS CON HUEVOS Y SALSA HOLANDESA 

Receta de Bon Appétit 

Porción para dos personas 

INGREDIENTES:

Para la salsa holandesa 

3/4 de taza de mantequilla en cubos 

2 yemas 

2 cucharadas de limón

Sal y pimienta al gusto 

Para el huevo

2 huevos

Sal 

Para los espárragos 

1 cucharada de aceite de oliva 

250gr de espárragos

Sal y pimienta

PREPARACIÓN:

Sancocha los espárragos en agua con la cucharada de aceite de oliva, una pizca de sal y pimienta. Cuando se tornen verde intenso aléjalos del fuego y escúrrelos. 

Llena la licuadora con agua caliente y déjala a un lado. Derrite la mantequilla en un sartén a fuego medio hasta que comiences a ver que se forman burbujas, quítala del fuego. Saca el agua de la licuadora y sécala bien, agrega las dos yemas y las cucharadas de limón, tápala y mezcla para combinar. Trabajando rápidamente y con la licuadora prendida destápala y poco a poco agrega la mantequilla en hilo de manera que puedas eliminar el resto de los sólidos líquidos de la mantequilla que quedaron en el sartén. Mezcla hasta que se forme una salsa cremosa y sazona con sal y pimienta. 

En una olla con agua hirviendo sancocha un huevo por 3 minutos, ni más ni menos. Sácalo y pélalo con mucho cuidado.

Coloca los espárragos en un plato, coloca el huevo sobre ellos y báñalos en salsa holandesa, sazona con sal y pimienta. 

 

 

AVENA DE TORTA DE ZANAHORIA

La avena es uno de esos desayunos que hay que aprender a apreciar. A algunos nos la daban de pequeños hecha sólo con leche, en un plato hondo, así sin más. Y vamos a estar claros: la avena no es una comida que provoque a simple vista. Pero cuando logras pasar el obstáculo del aspecto encuentras en la avena algo difícil de describir. Un sabor que recuerda a casa, reconfortante y satisfactorio. Luego, si comienzas a ponerte creativo con tu avena, ésta puede convertirse en tu desayuno favorito. La de zanahoria es una para probar y no dejar ir. 

AVENA DE TORTA DE ZANAHORIA

Receta de Annie’s Eats

Ingredientes:

Para 1 porción

1 1/4 taza de agua

½ taza de leche descremada o de almendras

½ taza de avena en hojuelas

1 cucharadita de mantequilla o aceite de coco

1 ½ cucharada de azúcar morena

1 zanahoria pelada y rallada

¼ taza de coco rallado

1 puño de pasitas

¼ cucharadita de canela

¼ cucharadita de jengibre en polvo

1 pizca de nuez moscada

1 pizca de sal

Preparación:

En una olla pon a calentar la leche y el agua. En un sartén pequeño derrite la mantequilla o aceite de coco y pon a dorar las hojuelas de avena. Una vez que estén listas colócalas en la olla. Agrega la zanahoria, azúcar, pasas, coco, canela, jengibre, nuez moscada y sal. Deja cocinar y mezcla constantemente hasta que la avena se vea cremosa, durante unos 10 minutos. Déjala reposar 5 minutos y disfrútala caliente.

 

Mini hamburguesas de quinoa

Estas mini hamburguesas son una maravilla para cualquier evento, puedes prepararlas en una reunión, en una fiesta de niños o de adultos e incluso puedes comerlas en tu casa cuando tengas un antojo de algo diferente. Son a base de quinoa y se sirven tal cual una hamburguesa normal con las salsas y vegetales que más te gustan. 

Este tipo de pan pequeño se puede mandar hacer en las panaderías o a veces se encuentran en lugares que venden pan artesanal como La Alicantina. La quinoa la encontramos súper económica en Quinta Crespo y los demás son ingredientes fáciles de conseguir. 

Recomendamos hacerlas de un día para otro, así los ingredientes se compactarán y será mucho más fácil al momento de voltear la hamburguesa. (Sí, se nos rompieron unas cuantas en los primeros intentos pero somos de las que creemos que todo es parte de la experiencia de aprendizaje.) 

MINI HAMBURGUESAS DE QUINOA

Receta adaptada de Spoon Fork Bacon

INGREDIENTES:

Para 6 mini hamburguesas 

1 taza de quinoa blanca o roja cocida 

1/4 de taza de cebolla cortada en cuadritos mínimos

3 cucharadas de harina de almendras o de avena 

1 huevo entero 

1 diente de ajo machacado

1 mazorca o 1/3 de taza de granos de maíz 

1/4 de taza de queso Ricotta ( también sirve queso crema o de cabra)

1 cucharadita de paprika ahumada 

Sal 

Pimienta 

1/2 taza de queso cheddar rallado

1/4 de taza de pepinillos 

100gr de hojas lechuga o espinaca 

1 tomate cortado en rodajas 

Mostaza Dijon 

Salsa de Tomate (Ketchup)

PREPARACIÓN:

Para preparar la quinoa vierte dos tazas de agua por cada taza de granos en una olla profunda y déjala hervir a fuego alto. Una vez que comienza a burbujear, agrega sal, pimienta, ajo y un poquito de aceite de oliva, tápala y llévala a fuego bajo hasta que veas que los granos han crecido y son de color transparentoso, aléjala del fuego y déjala enfriar. Intenta que no se pase del tiempo pues se romperán los granos y la textura no será la misma. 

En un sartén a fuego alto presiona la mazorca hasta que la piel de los granos de maíz esté tostada, da vueltas a la misma y cocina todos los lados. Con un cuchillo corta los granos de forma vertical y te quedarán como los enlatados pero más ricos. 

En un bowl mezcla la quinoa, con la cebolla, el maíz, la harina, el huevo,el ajo, el queso ricotta, la paprika, sal y pimienta. Cúbrelo con papel envoplast o llévalo a un envase y refrigera la mezcla mínimo por dos horas. 

Puedes cortar de antemano los tomates, las rodajas de cebolla y todo aquello que le quieras poner a tu hamburguesa. Nosotras además de los que ya nombramos usamos muchos pepinillos porque los amamos, mostaza Dijon porque le da un sabor divino, ketchup y espinaca. Déjalos a la mano para cuando estén listas tus hamburguesas. 

Rocía un sartén con aceite o PAM y llévalo a fuego medio. Con tus manos realiza la forma de la hamburguesa con la mezcla y delicadamente colócalo sobre el sartén, tápalo por unos 15 minutos, con mucho cuidado y con ayuda de una espátula voltea cada hamburguesa. Una vez que estén doraditas agrega una cucharadita de agua a cada hamburguesa y un puñado de queso cheddar y vuelve a taparlas hasta que esté derretido el queso. 

Corta los panes y ponlos a tostar por unos segundos en otro sartén a fuego alto con un poquito de mantequilla. Sácalos y arma la hamburguesa como más te guste. 

 

 

 

 

 

Pavlova

La Pavlova es un postre clásico de Nueva Zelanda, aunque hay quienes dicen que es australiano, a base de merengue que al prepararlo queda crujiente por fuera e increíblemente suave por dentro. A diferencia de los suspiritos no empalaga, cosa que es una muy buena noticia para algunos, para otros significa repetición infinita de cantidades de azúcar que tu cuerpo no necesita. Esta receta es adaptada de Epicurious, pero habiendo probado anteriormente la de Nigella Lawson nos quedamos con su truco de cambio de temperaturas en el horno: Precalienta a 180º y al empezar a hornear tu pavlova bájala inmediatamente a 150º. Así se logra realmente la combinación de texturas. 

PAVLOVA

Receta adaptada de Epicurious

Ingredientes:

1 taza de azúcar

½ taza de azúcar morena

1 ½ cucharadita de maicena

1 ½ de vainilla

2 cucharaditas de vinagre balsámico

¾ taza de claras de huevo (de 5 a 6 huevos) a temperatura natural

1 pote de queso crema

1 taza de azúcar pulverizada

Fresas

Preparación:

Precalienta el horno a 180º. Engrasa 3 moldes si la quieres hacer de 3 pisos, si no puedes hacerlo directamente sobre un latón. Combina el azúcar, azúcar morena y maicena en un bowl. En otro pequeño mezcla la vainilla y el vinagre. En uno grande bate las claras de huevo con un punto de sal a velocidad media hasta que se formen picos suaves. Sube la velocidad y agrega el azúcar poco a poco hasta terminar, bate por un minuto más y agrega la vainilla y vinagre hasta que se formen picos más rígidos y se vea una mezcla brillante. Sirve el merengue en los envases o sobre el latón engrasado formando un disco grande. Mete la pavlova en el horno y baja la temperatura a 150º. Hornea por 50 minutos o una hora hasta que los bordes se vean crujientes y algo rotos. Apaga el horno y deja la puerta entreabierta por un rato antes de sacarla.

En un bowl bate el queso crema. Agrega el azúcar pulverizada poco a poco. Puedes agregar unas gotas de vainilla si quieres. Añade más azúcar si así lo deseas, pero sin que quede muy dulce para que el postre no quede empalagoso. Una vez que la pavlova haya enfriado, unta capas de la mezcla sobre cada piso de la pavlova. Decora con fresas frescas.

 

Torta de crêpes con chocolate y Amaretto

Hace un par de meses tuvimos la oportunidad de experimentar con Martina Martini, especialista en cocktails y directora de Uno+Cocktails. Ella, igual que nosotras ama con pasión la buena comida y por supuesto la buena bebida. La cuestión es que no preparamos tragos como tal sino que pudimos hacer postres riquísimos utilizando una que otra botellita de su impresionante colección de licores. (Más abajo les dejamos una fotico para que vean una parte de la colección)

Después de un par de horas mezclando y probando conseguimos lo que podríamos arriesgarnos a decir una de nuestras combinaciones favoritas: chocolate y Amaretto. Les prometemos que es increíble y van a quedar tan enamorados como nosotras. Por eso decidimos  rellenar esta tortica de crêpes con una crema de chocolate y Amaretto. 

TORTA DE  CRÊPES CON CHOCOLATE Y AMARETTO 

TORTA DE  CRÊPES CON CHOCOLATE Y AMARETTO 

Receta de Sprinkles Bakes

INGREDIENTES:

Para las crêpes

6 huevos 

1 taza de leche

2 cucharaditas de extracto de vainilla 

1/2 taza de crema de leche 

1 taza de harina todo uso

1/4 de taza de azúcar pulverizada 

1 cucharadita de sal 

Para la ganache ( estas cantidades incluyen las trufas, si no quieres hacer las trufas puedes hacerlo con la mitad de los mismos ingredientes) 

1 taza de crema de leche 

250gr de chocolate (nosotras utilizamos Chocolates El Rey porque el chocolate venezolano es el mejor del mundo--> Bucare 58.8% ) 

3 cucharadas de Amaretto 

Para la crema de chocolate y Amaretto 

1 taza de crema para batir

3 cucharadas de azúcar granulada 

3 cucharadas de cacao en polvo 

PREPARACIÓN:

Preparar crêpes es muy fácil. No crean nada de lo que dicen por ahí que necesitas un sartén especial, nosotras trabajamos con lo que tenemos en casa y lo que utilizamos fue un sartén antiadherente de 15cm aproximadamente. Es importante que tengas una brochita o una servilletica y mantequilla derretida a la mano, de esta manera podrás "limpiar" el sartén y bañarlo con mantequilla para que cada crêpe se pueda cocinar correctamente. Cuando vayan por la 3era o 4ta crêpe cierren los ojos e imagínense en París, por unos 10 segundos te lo crees gracias a el increíble aroma que inundará la cocina. 

En un bowl mezcla muy bien todos los ingredientes, la leche, los huevos, la harina, etc. Puedes usar una batidora pero nuestra recomendación es que lo hagas manual con un batidor globo, de esa manera se mantiene el aire en la mezcla lo que la hace más esponjosa y suave. Una vez que tengas una mezcla de consistencia espesa prende la cocina a fuego medio y coloca el sartén, cuando veas que está caliente con la brocha o la servilleta cúbrelo con mantequilla. Con una medida de 1/4 de taza vierte esa cantidad de mezcla sobre el sartén y deja cocer. Vas a repetir ese procedimiento una y otra vez hasta que se acabe, a nosotras nos alcanzó para 17 crêpes. Asegúrate de que no se te quemen pues la torta perdería suavidad. 

Mientras puedes ir preparando el ganache. Es muy fácil y si hiciste nuestra corona de red velvet entonces ya debes saber más o menos cómo es el proceso. En una olla profunda a fuego medio calienta una taza de crema de leche hasta que comience a burbujear, retírala del fuego, agrega los 250gr de chocolate y mezcla bien hasta tengas una sea consistente. Agrega el Amaretto y vuelve a mezclar. 

En una batidora coloca la crema para batir y déjala por unos segundos. Agrega poco a poco las tres cucharadas de azúcar y vas a ver cómo comienza a tomar cuerpo. Una vez que esté integrada el azúcar agrega las tres cucharadas de chocolate en polvo y espera hasta que tengas una crema de chocolate. Por último agrega el Amaretto y agita la mezcla una vez más. 

Ahora viene la parte más divertida, ensamblar la torta. En el stand que vas a utilizar coloca 4 pedazos de papel encerado, esto es para evitar ensuciarlo de esta manera cuando termines de decorar quede perfectamente limpio. Pon la primera crêpe y con una brochita pinta la superficie con el ganache, luego coloca 1 cucharada de crema de chocolate y encima la otra crêpe, presiónala un poquito para que llegue suficiente crema a toda la circunferencia. Repite el proceso hasta que llegues a la última. Si el ganache pierde su consistencia líquida lo puedes calentar por unos segundos en el microondas y vuelve a ensamblar.

Con una parte del ganache que sobró baña la torta y cúbrela por completo, como si el ganache fuera un topping o frosting. Por último con un colador espolvorea la torta con chocolate en polvo. 

Para hacer las trufas debes usar la otra parte del ganache que sobró y llevarlo a la nevera por unos 10 minutos. Cuando lo busques vas a ver que está lo suficientemente sólido como para agarrar una porción y darle forma de bolita. Espolvorea con cacao, vuelve a darle forma y espolvorea otra vez. Colócalas sobre la torta y lleva la torta a la nevera con cuidado.

Al sacarla de la nevera, remueve los papeles y sírvela. Cuando la vayas a cortar asegúrate de usar un cuchillo que no sea de sierra y que esté bien afilado, de esa manera tendrás un corte limpio.